Consejos para ahorrar agua

Bookmark and Share

Consumir agua de forma excesiva puede desequilibrar nuestro entorno natural y reducir cada vez más la cantidad de agua de la que podemos hacer uso. Por ese motivo es necesario controlar ese consumo tomando medidas eficientes para asegurar el abastecimiento presente y futuro.Tú también puedes ahorrar, actuando cada día de forma eficiente y responsable a la hora de disfrutar del agua potable. Es importante que tomes conciencia del gran valor y utilidad que tiene para ti y los tuyos. Saldrás ganando en el recibo de suministro y favorecerás al medio ambiente.


Cómo ahorrar en tu vivienda.
Vacía la cisterna del inodoro sólo lo necesario. No uses el inodoro como una papelera, No arrojes papeles, colillas, etc. Instala dispositivos que dosifiquen la descarga.

Ahorra agua en tu aseo personal. Cierra el grifo mientras te enjabones. Utiliza un vaso al cepillarte los dientes. Para afeitarte, basta con tener agua en el lavabo. Siempre es mejor ducharse que bañarse. 5 minutos es tiempo suficiente para una ducha habitual.

La lavadora, lo imprescindible. No uses la lavadora o el lavavajillas a poca o media carga. Aprovecha toda su capacidad en cada lavado. Utilizar el agua corriente para enfriar bebidas, fruta o latas, supone un coste incalculable para pueblos con clima mediterráneo. Debemos evitarlo. La tecnología ayuda.

Puedes instalar unos pequeños mecanismos en los grifos, duchas y cisternas. Los encontrarás en las ferreterías. Estos mecanismos permiten ahorrar hasta un 40%.


Cómo ahorrar en el jardín y la piscina.
Piensa de forma eficiente para regar el césped y las plantas. Selecciona especies autóctonas y mediterráneas adaptadas a nuestro clima. Harán de tu jardín un espacio atractivo, coherente y con un bajo consumo de agua.

Elije un sistema de riego eficiente, como la aspersión programada o el goteo, y agrupa las especies en función de sus necesidades de agua cuando diseñes tu jardín.

En la piscina puedes ahorrar gran cantidad de agua. Las nuevas tecnologías permiten sustituir el uso del cloro para la higiene del agua de la piscina, mejorando la desinfección y prolongando su duración. Descarga más información.

Llena una sola vez la piscina para varios años. Hazlo antes de la época de máxima población y no la vacíes para refrescarla (puedes instalar paneles térmicos de refrigeración). Durante los inviernos haz un invernaje sin cobre.


Cómo ahorrar y controlar el consumo.
Asegúrate que tienes instalado un contador individual de agua y procura hacer un seguimiento de los recibos. El control individual mejora el consumo.

Repara con urgencia las averías de grifos y cañerías, ya que un grifo que gotea supone 30 litros diarios de agua desperdiciada. Si vives en una comunidad, revisa periódicamente las tuberías interiores y aljibes para detectar posibles fugas de agua.

Cómo evitar problemas.
No tires aceites, disolventes o productos de limpieza que puedan contaminar el medio ambiente o producir atascos en la red, tanto interior como general.

No elimines restos de obra, como cemento o escombros, a través de la red de saneamiento. Puede producir graves atascos. Existen organismos y empresas autorizadas para la eliminación segura en vertederos de este tipo de residuos.